Iniciaron en el Cielo los preparativos en donde Nuestro Señor Jesucristo declararía solemnemente el 5º Dogma Mariano


Yo, el Discípulo, vi que iniciaron en el Cielo los preparativos en donde Nuestro Señor Jesucristo declararía solemnemente el 5º Dogma Mariano.Había ahí muchos ángeles que preparaban sus instrumentos de música, los colores del arcoíris le daban un toque especial al lugar. Pusieron los ángeles, servidores de nuestro Dios, dos tronos. Luego vi que los adornaban con piedras preciosas de todos colores, escuché una celestial melodía y vi aparecer a Nuestro Señor Jesucristo, esta vez venía ataviado con una vestidura de lino fino, muy blanca, y un manto rojo sobre la vestidura, por sus hombros pasaba una banda dorada, incrustados en esa banda había diamantes y esta en ella la siguiente inscripción: “Jesucristo Rey del Universo.

Ante el trono principal se encontraban otros tronos más pequeños, eran los hijos de Israel o del patriarca Jacob, vi a muchos santos y santas. San Miguel Arcángel apareció de pronto y con él los arcángeles Gabriel y Rafael.

Se hizo un gran silencio, nuestro Señor Jesucristo se sentó en Su respectivo trono, traía en su cabeza una corona de oro y en su mano un cetro. Obed, mi ángel guardián, estaba a mi lado. De pronto apareció muy hermosa, la Virgen Santísima, en la advocación de Nuestra Señora del Carmen de Garabandal. Se sentó en el trono que le correspondía y escuche a mi ángel de la guarda decir que pusiera atención para que no descuidara ningún detalle en la narración.

Me dijo que estábamos en el cuarto Cielo,  donde moraban Enoc y Elías profetas y que el cuarto Cielo, correspondía al lugar de las santas virtudes.

Vi a nuestro Señor Jesucristo levantar Su cetro y el silencio se hizo más profundo, nuestra bendita Madre estaba sonriente y feliz. Nuestro Señor Jesucristo dijo:

Un día dije a Juan, Hijo e ahí a tu Madre y la di a la humanidad como Madre. Estando por entregar Mi espíritu al Padre, le dije a Ella, mujer he ahí a tu Hijo. En su dolor Ella no comprendió en ese momento, la esencia de esta entrega del Cielo, mandé a Mis ángeles por Ella y habría de llegar el día venturoso de ser declara Madre, Medianera, Corredentora y Abogada. Durante años Mis enemigos se opusieron a tal nombramiento y declaración, introduciendo en Mi Casa, vanas e injustas razones para no hacerlo… Ella, la humilde sierva guardaba Mis palabras en su corazón y sabía que al emitirse esta declaratoria, nuevamente el infierno sería humillado y sabía ya que llegaría a la tierra el Segundo Pentecostés y el Triunfo de la gracia sobre el pecado. Su corazón reinaría junto al Mio.

Por eso, delante de todos Mis santos, ángeles, arcángeles, y profetas, delante de la Presencia Divina del Padre Eterno, Yo, Jesús de Nazaret, hijo de María, Retoño de la Casa de David y León de la Torre de Judá, ante Mis apóstoles, santas y santos, declaro hoy mismo a Mi querida Madre como Corredentora, Medianera y Abogada de todas las gracias, sin quitarme la Gloria que como Dios Me corresponde. A Ella le entrego de nuevo la humanidad para que venga sobre todos el efluvio Divino de la Llama de Amor Trinitaria y declaro Su Triunfo sobre todos los pueblos que Me han jurado fidelidad hasta el fin.

Yo Discípulo estaba asombrado ante la belleza de esta escena, siendo testigo presencial de tan increíble realidad. Me desvanecí de pronto perdiendo el entendimiento y tuve las siguientes visiones:

Visión 1

Veo un ejercito entrar en la ciudad del Vaticano, en Roma, Destruían todo a su paso, prendían fuego a las casas y se apoderaban de La Plaza de San Pedro, la ciudad entera estaba envuelta en llamas y humo y se escuchaban en sus calles gemidos, llanto y dolor. Había muchos sacerdotes muertos, el número de muertos era grande y la obscuridad envolvía el cielo.

Visión 2

La Tierra sufrió una gran sacudida y vi abierto el abismo, los espíritus malignos atormentaban con hambre y odio a todos los habitantes, yo el Discípulo vi que enormes filas de personas esperaban recibir la marca fatídica.

Visión 3

Vi tropas rusas y chinas con gran armamento bélico violar los limites territoriales y mucha gente huyendo. La tercera guerra mundial había iniciado y el cielo estaba gris.

Visión 4

Vi las bestias de La Apocalipsis encumbrarse sobre la Iglesia Universal (Iglesia Católica). Una era color negro y la otra color rojo. La de color negro, según se me explicó en la visión, era la masonería eclesiástica, infiltrada entre cardenales y obispos. La de color rojo, era la masonería civil y ambas recibían poder de satanás para gobernar pueblos y naciones y perseguir la Heredad Santa.

Visión 5

Una epidemia que se extendió rápidamente mató a miles de personas, los que sabían de las propiedades curativas de los remedios dados por el cielo ayudaron a muchos a sobrevivir de aquella epidemia, un virus creado en laboratorios había quedado fuera de control y era casi indestructible.

Yo el Discípulo vi todo esto en sueños y se me ordenó ponerlo por escrito.

Fuente: Sagrados Corazones

Etiquetas: , , , , ,

About julesc00

Fighting the good fight!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: