¿Cómo hay que ir vestidos a la Santa Misa?

Catecismo Mayor de San Pío X:

2º.- De la manera de asistir a la santa Misa

666.- ¿Qué cosas son necesarias para oír bien y con fruto la santa Misa? – Para oír bien y con fruto la santa Misa son necesarias dos cosas: 1ª., modestia en el exterior de la persona; 2ª., devoción del corazón.

667.- ¿En qué consiste la modestia de la persona? – La modestia de la persona consiste de un modo especial en ir modestamente vestido, en guardar silencio y recogimiento y en estar cuanto sea posible arrodillado, excepto el tiempo de los evangelios, que se oyen en pié. [ACLARACIÓN: EN LA FORMA EXTRAORDINARIA DEL RITO ROMANO, ESTÁ EL EVANGELIO DEL DÍA Y EL PRINCIPIO DEL EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN, QUE SE DICE AL FINAL. CUANDO SE ESCRIBIÓ ESTE CATECISMO NO EXISTÍA LA QUE AHORA LLAMAMOS “FORMA ORDINARIA”]

Advertencias de la Bienaventurada Virgen de Fátima, en Portugal (1917)

“Ciertas modas se introducirán, las cuales ofenderán mucho a Nuestro Señor… Más almas se van al infierno a causa de los pecados de la carne que por cualquier otra razón”.

El Papa Pío XII En 1954:

“Cuántas jovencitas hay que, como tantas ovejas, no ven nada malo en seguir ciertos estilos desvergonzados. Ciertamente se sonrojarían de vergüenza si supieran la impresión que hacen, y los sentimientos que evocan, en las personas que las ven”.

En otra ocasión, el Papa Pío XII se dirigió al Grupo de Jóvenes Católicas de Italia:

“El bien de nuestra alma es más importante que el del cuerpo; y debemos preferir el bienestar espiritual de nuestro prójimo a las comodidades corporales…

Instrucciones dadas por el Concilio de Vigilancia a los Obispos y Ordinarios (bajo Pío XI), y que se encuentran en el Acta Apostolicae Sedis (Actas de la Sede Apostólica):

“En virtud del Supremo Apostolado que ejerce en la Iglesia universal, Su Santidad Pío XI, nunca ha dejado de inculcar por palabra y por escrito aquel precepto de San Pablo (1 Tim. 2:9-10): ‘Asimismo que las mujeres se atavíen de ropa decorosa, con pudor y modestia… con buenas obras, como corresponde a mujeres que profesan piedad’.

“Y en muchas ocasiones, el mismo Supremo Pontífice ha reprendido y vehementemente condenado esa inmodestia que está hoy en boga en todas partes, aún entre mujeres y niñas católicas; práctica que causa gran daño a la suprema gloria y virtud de la mujer, y que desafortunadamente lleva, no solamente a su desventaja temporal, sino, que es peor, a eterna ruina suya y de otras almas.

Libro Euntes Predicate del Padre Bianchi: 

“Otro punto debil de la muchacha es la manía de imitar la moda moderna, aun cuando sea contra la conciencia, contra la modestia, anticristiana…basta un poco de sentido común para comprender que ciertos vestidos son la ruina de vuestra modestia y asalto a la virtud de los demás..atrayendo sobre sí miradas y deseos ilícitos…el Padre Mateo Crawley, religioso de los Sagrados Corazones..a una muchacha mal vestida le decía: “Persuádete que no volverás a casa sin haber cargado en tu conciencia y en la de los demás con algunos pecados”…no se puede entender como ciertas buenas muchachas están tan privadas del sentido común y de la conciencia cristiana para permitirse…mercado público, que ofende al pudor, deshonra a la mujer, a la muchacha y hace perder la virtud a tantos otros, segun las confesiones de tantos hombres y jóvenes..

 Catecismo:
2521 La pureza exige el pudor. Este es parte integrante de la templanza. El pudor preserva la intimidad de la persona. Designa el rechazo a mostrar lo que debe permanecer velado. Está ordenado a la castidad, cuya delicadeza proclama. Ordena las miradas y los gestos en conformidad con la dignidad de las personas y con la relación que existe entre ellas.

2522 El pudor protege el misterio de las personas y de su amor. Invita a la paciencia y a la moderación en la relación amorosa; exige que se cumplan las condiciones del don y del compromiso definitivo del hombre y de la mujer entre sí. El pudor es modestia; inspira la elección de la vestimenta. Mantiene silencio o reserva donde se adivina el riesgo de una curiosidad malsana; se convierte en discreción.

2523 Existe un pudor de los sentimientos como también un pudor del cuerpo. Este pudor rechaza, por ejemplo, los exhibicionismos del cuerpo humano propios de cierta publicidad o las incitaciones de algunos medios de comunicación a hacer pública toda confidencia íntima. El pudor inspira una manera de vivir que permite resistir a las solicitaciones de la moda y a la presión de las ideologías dominantes.

2524 Las formas que reviste el pudor varían de una cultura a otra. Sin embargo, en todas partes constituye la intuición de una dignidad espiritual propia al hombre. Nace con el despertar de la conciencia personal. Educar en el pudor a niños y adolescentes es despertar en ellos el respeto de la persona humana.

Enlaces relacionados:

La Modestia

Fuentes: Catholic.net, TLDM.org

 

Etiquetas: , , ,

About julesc00

Fighting the good fight!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: