Del control de natalidad al genocidio, segunda parte

Control de natalidad

Por: Alfredo Embid

Índice:

  • De vuelta al horror.
  • ¿Quién está detrás de la experimentación del Norplant?.
  • ¿Quién hay detrás de los programas del control de la población?.
  • La industria químico-farmacéutica.
  • Las instituciones y asociaciones privadas.
  • Las agencias gubernamentales estadounidenses.
  • Suborganizaciones de las Naciones Unidas.
  • Las principales organizaciones económicas mundialistas.
  • La «enfermedad» y sus causas.
  • El tratamiento.

De vuelta al horror

«En la madrugada del 6 de noviembre de 1976, el pueblo de Uttawar en Haryana (India) fue invadido por 700 policías que tomaron a 550 hombres y se los llevaron. El pueblo, habitado por 8.000 musulmanes de la comunidad meo, había rechazado la entrada a todo empleado de planificación familiar… El inspector general de la policía que autorizó la incursión dijo que era necesario como medida de seguridad, pues se sospechaba que en el pueblo se mantenían enlaces con Pakistán; pero, de hecho, había sido informado de la actitud de los habitantes del pueblo hacia la esterilización y dijo que los hombres arrestados serían sometidos a la esterilización forzosa… En todo el estado de Haryana, los autobuses eran desviados hacia los campamentos y se esterilizaba a los pasajeros. De los pueblos y las estaciones de autobuses y ferrocarril se recogía a la gente por la fuerza para llevarla a los campos de planificación familiar y esterilizarla…

…Sólo en aquel año se realizaron 837.000 esterilizaciones en India; como consecuencia directa de la operación, murieron 1.774 personas1». Así lo cuenta Germaine Greer en su libro «Sex and Destiny. The Politics of Human Fertility», cuya versión en castellano, «Sexo y destino2», omite más de 50 páginas del original.

En Bagladesh, en junio de 1983, hubo una campaña de esterilización obligatoria en el distrito de Mynensingh, en el norte del estado. Los responsables de la campaña hicieron, pueblo a pueblo, listas de mujeres que tenían más de tres hijos. A estas mujeres se las llevaron a la fuerza en camiones del Ejército a la clínica, donde se les hizo firmar un documento en el que daban su consentimiento para someterse a una esterilización. En pocas semanas, 500 mujeres fueron esterilizadas por medio de este sistema.

La Agencia Norteamericana para el Desarrollo Internacional (USAID), contribuyó financieramente a la campaña. Para este año, la contribución de la USAID se elevó a 2 millones y medio de dólares (unos 450 millones de pesetas).

Entre 1978 y 1983, más de un millón de mujeres fueron esterilizadas en Bangladesh, y el año siguiente el Gobierno planificó un promedio de 63.760 operaciones al mes. A las mujeres que aceptan esterilizarse, se les da una compensación económica de 175 takas (unas doce mil pesetas) y un sari (prenda tradicional) valorado en una 100 takas3.

Las mujeres de Bangladesh tienen suerte. A las mujeres de Chiapas (México) se les daba un paseo en autobús4.

No penséis que todo esto pertenece al pasado. A principios de este mismo año, varias organizaciones civiles y religiosas han documentado más de 700 casos de esterilización forzosa en México, aunque reconocen que el problema es difícilmente cuantificable, porque la mayoría de los afectados son analfabetos y viven en zonas aisladas, y además, con frecuencia, los propios indígenas temen denunciar los hechos.

Hace poco otra denuncia fue presentada por un grupo de indígenas de Guerrero, uno de los estados más pobres del sur de México, y fue avalada por la Comisión de Derechos Humanos de la región5.

Estos son tan sólo algunos ejemplos más del genocidio despoblador que hemos denunciado en la primera parte de este artículo, en el número 59 de la revista.

Los menciono para ambientarnos antes de que entremos al meollo de la cuestión.

¿Quién hay detrás de los programas de planificación familiar?.

Vamos al grano. Intentemos desenmarañar quiénes son los responsables de los programas de eugenismo y despoblación, una tarea nada fácil.

Tomemos el ejemplo de un anticonceptivo de larga duración: el caso del Norplant.

¿Quién está detrás de la experimentación del Norplant?. El Norplant es un anticonceptivo implantable que dura 5 años. Tiene terribles efectos secundarios, que hemos explicado anteriormente: ceguera, hemorragias, tumores cerebrales, inmunodeficiencia, etc.6.

Por supuesto, en primera línea de los responsables, aparecen los respetables laboratorios farmacéuticos que lo fabrican.

¿Quiénes son? American Home Products, que recientemente ha comprado a uno de los laboratorios más importantes de medicina natural: «Solgar7». Es distribuido por Hoechst Marion Roussel. El principio activo del Norplant es el levonorgestrel, que se encuentra en diversas especialidades comercializadas en el Estado español: Microgynon, Neogynona y Triagynon de Schering; Ovoplex y Triciclor de Wyeth Orfi8.

Pero los laboratorios no son los únicos implicados. Si tiramos un poco más del hilo, o como decimos aquí, «de la manta», comprobamos que el plan Norplant fue desarrollado por el Population Council de Nueva York y manufacturado en Finlandia por Leira Pharmaceuticals.

Los estudios se realizaron en varios miles de mujeres, las cuales usaron el método por un período de uno a cinco años en Estados Unidos, Chile, Finlandia, República Dominicana, Brasil, Jamaica, Egipto, Colombia, Dinamarca, Suecia, Tailandia, Ecuador, Indonesia, China e India. Las investigaciones se llevaron a cabo sin ningún tipo de control. En Brasil, por ejemplo, se colocaron implantes a adolescentes, mujeres embarazadas y mujeres que estaban amamantando; la mayoría de ellas desconocedoras de los riesgos a los que se les sometía.

Otras dos variantes fueron desarrolladas más tarde: Norplant 2 y Capronor.

Estos experimentos de la industria farmacéutica son financiados por una agencia oficial de ayuda al Tercer Mundo, que es una institución gubernamental norteamericana: la Agencia Norteamericana para el Desarrollo Internacional, AID (USAID).

Un informe oficial de esta agencia en 1993 sobre el Norplant cuando ya había sido experimentado en más de 40 estados del Tercer Mundo, lo calificaba de «eficaz, aceptable y sin efectos secundarios», ignorando sus terribles efectos secundarios.

En una entrevista del reportaje de TV «El laboratorio humano9», el responsable de la AID afirmó, por supuesto, que la agencia no estaba al tanto de las condiciones escandalosas en que se hacían los implantes, las cuales hemos denunciado anteriormente10.

Aseguró, con ojos de cordero degollado, que supervisaría los procedimientos.

Presionado por el entrevistador, tuvo que dar la entrevista por cancelada. Tras una llamada fuera de cámara, y con una sonrisa irónica, se excusó diciendo que le faltaban datos para responder…

La supervisión arrojó el resultado esperado: «los experimentos habían sido realizados correctamente».

Ante semejante cinismo, hay que preguntarse: ¿quién hizo esa supervisión?. ¡¡Vaya!!. Resulta que fue una asociación norteamericana denominada «Salud Familiar Internacional».

Su «independencia» está tan clara como el hecho de que recibe fondos de la AID y de las empresas farmacéuticas…

Stephen Mumford.Para hacerse una idea de quiénes son estos energúmenos hay que saber quién es su fundador. El Doctor Stephen Mumford, un médico racista y nazi del «Centro para la Investigación de Población y Seguridad». Es un entusiasta promotor de un método más bárbaro todavía: la esterilización química, que pretende haber inventando, a pesar de que los médicos nazis ya lo habían hecho décadas antes que él11.

El apoyo y la promoción del Norplant no ha venido sólo de los laboratorios que lo fabrican. También viene de organizaciones privadas, tales como «Salud Familiar Internacional» y el «Consejo de Población», así como de agencias gubernamentales norteamericanas tales como la AID y la «Food and Drug Administration» (FDA), que lo autorizó como un medicamento seguro en 1989. Su propagación tiene también como responsable a la Organización Mundial de la Salud, que lo ha promocionado en el Tercer Mundo afirmando «que es efectivo, reversible y apropiado12, 13».

El ejemplo del Norplant nos lleva desde los laboratorios farmacéuticos hasta asociaciones gubernamentales norteamericanas de ayuda y asociaciones privadas racistas, cuyas actividades son aceptadas por los organismos de control de fármacos norteamericanos (FDA) y organismos internacionales como la OMS.

¿Quién está detrás de todo esto?

Recapitulemos los responsables, o los que se benefician, de las barbaridades criminales que hemos ido citando a lo largo de la primera parte de este trabajo.

Las fuentes de información fundamentales de este capítulo no están siempre citadas para no cargar el texto de excesivas notas14, 15, 16, 17.

La industria químico-farmacéutica

En primer lugar, aparentemente está implicada la industria químico-farmacéutica, que se aprovecha de las políticas de control de la natalidad. El Tercer Mundo se convierte, así, en un buen campo de pruebas para sus productos y, secundariamente, en un campo privilegiado para la venta de material anticonceptivo.

Los laboratorios que se benefician de estos programas son:

Upjohn. Depoprovera (Depoprogevera en el Estado español).
Roussel. Norplant.
American Home Products. Norplant.
Syntex y otros laboratorios. Píldora anticonceptiva18.

 

Las organizaciones de control demográfico y la industria farmacéutica trabajan mano a mano en el desarrollo de nuevos métodos anticonceptivos más eficaces, independientemente de que también sean más peligrosos para la salud de las mujeres.

Los programas de planificación familiar en el Tercer Mundo ofrecen a la industria farmacéutica un enorme campo de ventas y experimentación para anticonceptivos que en los estados industrializados han sido prohibidos, como las píldoras altamente dosificadas, o abandonados como el Depoprovera o el Norplant, a causa de sus efectos secundarios. Además, se ahorran costes significativos, ya que una gran parte de la investigación sobre anticonceptivos está en manos de fundaciones privadas, como por ejemplo el «Population Council» (Consejo de Población).

La T de cobre desarrollada por el Consejo de Población (PC), fue comercializada mundialmente por la UNFPA (Fondo de Población de las Naciones Unidas). Ésta economizó en el comercio 49 millones de dólares. El favorable precio de compra que obtuvo el UNFPA, fue sólo posible gracias a la compra a gran escala. Por otro lado, la UNFPA redujo a la industria costes por concepto de investigación, transporte y propaganda, e integró al mercado el nuevo producto a través de los organismos internacionales de planificación familiar.

Otro ejemplo que muestra los estrechos vínculos que hay entre las organizaciones internacionales es la comercialización mundial de la píldora anticonceptiva por medio de los programas de planificación familiar. La IPPF (asociación internacional de las organizaciones privadas de planificación familiar) es una de las mayores distribuidoras de la píldora anticonceptiva a nivel mundial.

La AID (Agencia Internacional del Desarrollo) provee a la IPPF (Federación Internacional de Planificación Familiar), las correspondientes cantidades, por ejemplo, siete millones de cajas en 1973. La AID compró entre 1968 y 1973 millones de cajas mensuales de píldoras anticonceptivas a varios consorcios farmacéuticos; píldoras que fueron entregadas a las organizaciones de planificación familiar. Para la industria farmacéutica, esto es un buen negocio y sin ningún riesgo. Las píldoras son distribuidas en paquetes de tres meses. El ahorro de empaquetamiento y distribución son enormes. De esta manera, fue posible que la píldora anticonceptiva Neogynon, producida por la Schering AG y distribuida por Pro-Familia en Colombia, fuese vendida por menos de un marco alemán.

Muchas veces, este material ha sido rechazado en el Primer Mundo por perjudicial, pero es vendido y utilizado sin información sobre sus contraindicaciones y gravísimos efectos secundarios en el Tercer Mundo, gracias a la corrupción de los organismos sanitarios locales, empezando por el Ministerio de Sanidad y siguiendo con organismos tales como las agencias de control de los medicamentos.

A estos hay que añadir los laboratorios que fabrican los productos para la esterilización química y la introducción de productos esterilizantes en alimentos y vacunas19.

Las instituciones y asociaciones privadas

En primer lugar, tenemos las instituciones y asociaciones privadas que originan las políticas despobladoras y eugenistas. Cronológicamente, la intervención directa del gobierno de los Estados Unidos fue posterior, aunque es preciso reconocer que esta distinción es algo artificial. Las organizaciones privadas, (es decir, oficialmente no dependientes de gobiernos) están ligadas a las empresas, bancos y gobiernos por medio de una enmarañada red de acuerdos, financiaciones e intereses comunes. Y lo mismo sucede con las organizaciones internacionales, que trataremos más adelante.

En muchos casos, estas asociaciones provienen de asociaciones racistas y eugenistas, tal y como demostraremos en otro trabajo posterior.

La International Planned Parenthood Federation (IPPF).

La Federación Internacional de Planificación Familiar es la más antigua. Se fundó como un subcomité de la Sociedad de Eugenesia, de marcado carácter racista y cuyas relaciones con los nazis del gobierno de Hitler están demostradas. La IPPF contó con el apoyo de Rockefeller y otros capitales privados. La fundación de Estados Unidos ha recibido desde mediados de los años 1960 contribuciones anuales de Syntex Corporation, que es la empresa farmacéutica que fabricó el primer anticonceptivo.

Recibió por primera vez dinero de la agencia gubernamental AID en 1967. Su presupuesto era ya de 59 millones de dólares en el año 1984, de los cuales, 12 millones provenían del gobierno norteamericano (la cantidad más alta entregada por un gobierno). Otros gobiernos también la financian: Japón, Suiza, Holanda, etc.

La IPPF representa la fusión del movimiento eugenésico y del movimiento de control de natalidad con un compromiso serio de prevención de la multiplicación de los «indeseables».

La International Planned Parenthood Federation (IPPF), a mediados de los años 1980, tenía ya 119 estados afiliados.

La Federación Internacional de Planificación Familiar actúa como una organización coordinadora de las diferentes organizaciones nacionales de planificación familiar (en Alemania, por ejemplo, el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Técnica -BMZ-). Hoy en día, es la mayor agencia privada internacional en el campo del control de la población.

Sus actividades incluyen diversas estrategias de control de la población, como difundir el Norplant, desarrollar programas piloto de prueba de dispositivos intrauterinos y programas de esterilización.

El Population Council (PC)

Fundado en 1952, el Consejo de la Población norteamericano es otra de las organizaciones más importantes. Fue establecido con objeto de crear una base respetable para estudios de población, con su consejo de expertos en demografía y especialistas en la política de población. Fue fundada por John D. Rockefeller III.

Tiene como presidente de la junta directiva y principal ideólogo a McGeorge Brundy, «decano» del «Eastern Establishment», asesor de seguridad nacional en los sesenta y autor del genocidio de las «aldeas estratégicas» en la guerra de Vietnam.

Warren BuffetEntre 1952 y 1958 se cuadriplicó el presupuesto del «Population Council» de 4 millones y medio de dólares norteamericanos a 18,3 millones. Gran parte de este presupuesto en 1958 fue donado por la Ford Foundation (8,4 millones de dólares), por la Rockefeller Foundation (3,4 millones) y por la familia Ellon (2,9 millones). También recibe dinero de Warren Buffett20.

El Consejo de Población contaba ya en 1959 con un presupuesto de 20 millones de dólares, provenientes del capital privado (Ford, Rockefeller, etc.) y del gobierno de los Estados Unidos. Ha jugado un importante papel en el desarrollo de varios anticonceptivos hormonales nuevos. Por ejemplo, implantó el Norplant en más de 500.000 mujeres brasileñas21.

En un informe de 1969 del Consejo de la Población de Nueva York, su presidente, Bernard Berelson, expone las discusiones de sus colegas en el Congreso de la Federación Internacional de Planificación Familiar, celebrado en Dacca entre el 28 de enero y el 4 de febrero de 196922.

La prioridad en control de la población y las propuestas para un genocidio de los excedentes están claras. Para conseguir ese objetivo, el informe recomienda diversas estrategias:

  1. Empleo masivo de un agente de control de la fertilidad por parte de los gobiernos para mantener los nacimientos en un nivel conveniente. Una sustancia mezclable con el agua potable, en zonas urbanas y utilizable por medio de otros métodos en otros lugares23. Un añadido de esterilizantes temporales en las traídas de agua o en los productos alimentarios de base24.
  2. Autorizaciones de pago por tener hijos, que se concederían a las mujeres y quizás a los hombres en gran número, con el fin de asegurar un índice de reproducción-unidad, digamos, 2,2 hijos por pareja. Por ejemplo, el certificado-unidad podría ser la décima parte de hijo, y la acumulación de diez de estas unidades por compra, herencia o dote, permitiría a la mujer en edad reproductiva tener un hijo legalmente25.
  3. Esterilización temporal de todas las chicas por implante de anticonceptivos-retraso, renovados a cada parto, siendo concedido el retorno a la fertilidad solamente por aprobación administrativa. Certificados de aprobación distribuidos conforme a un voto de la población sobre el crecimiento deseado para el estado y puesto en venta en el mercado oficial26.
  4. Esterilización obligatoria de los hombres padres de tres hijos vivos o más27. Aborto provocado obligatorio para todos los embarazos ilegítimos28.

El informe también recomienda programas de coacción, que denomina «Programas de Fomento». Hemos tratado este tema anteriormente29.

  1. Pago por el comienzo o la práctica efectiva de la anticoncepción (por ejemplo un transistor), por la esterilización30, 31, 32, 33 o por la anticoncepción34, 35, 36.
  2. Pagos por períodos de no-embarazo o de no-nacimientos: un bono por el espaciamiento de los niños o por los no-embarazos37, 38, 39, 40, 41. Un proyecto de bonos de ahorro para períodos de doce meses sin nacimientos42. Un plan de lotería para evitar los nacimientos ilegítimos entre las jóvenes en un estado pequeño43. Premios de responsabilidad por cada período de cinco años sin embarazo en una pareja, o por la vasectomía antes del tercer hijo, y loterías especiales con boletos dados a los que no tienen hijos44.

Finalmente, el informe resalta en sus conclusiones la «insistencia de Estados Unidos sobre el control de la población con el precio de la ayuda alimentaria, dando asistencia altamente selectiva y ejerciendo presiones políticas sobre los gobiernos o sobre grupos religiosos que ponen obstáculos a la solución del problema de la población, llegando inclusive a cambios de soberanía45.

Es decir, que los chantajes para que se apliquen las estrategias despobladoras que proponen incluyen su participación en golpes de estado y guerras.

Population Reference Bureau (Oficina del Censo de Población)

Dependiente de Rockefeller, la Oficina del Censo de Población actúa en el mismo sentido que el PC desde los años 1950.

Salud Familiar Internacional (FHI) de Estados Unidos.

La FHI fue fundada por el médico nazi Stephen Mumford del «Centro para la Investigación de Población y Seguridad», promotor de la esterilización química46.

Mantiene un programa de investigación de la Fertilidad Internacional (IFRP). Su presupuesto se basa en fondos de la AID y la industria farmacéutica.

La FHI fue establecida para gestionar la investigación de nuevos productos anticonceptivos, como es el caso del Norplant (en el que era la organización consultora de su aplicación), y para reducir el tiempo vacío entre el descubrimiento de los anticonceptivos y su implantación en las mujeres del Tercer Mundo, como en el caso de la esterilización química masivamente realizada sin ninguna aceptación de los organismos oficiales47.

Esta organización tiene fuertes lazos con la industria farmacéutica. Está implicada en el falseamiento de los datos sobre el Norplant, como ya hemos explicado anteriormente en este trabajo.

La Asociación por la Esterilización Voluntaria

Esta asociación parte de la idea eugenésica de que hay una «raza pura». Se fundó en 1937 con el nombre de «Human Betterment Association of America»; luego se llamó «Birthright». Recibe fondos de Warren Buffett48.

La «Negative Population Growth»

Esta organización va más allá. Promueve la reducción a gran escala de la población, incluso a no más de la mitad actual49.

La Fundación Norteamericana para la Reforma de la Inmigración

La «Federation of American Inmigration Reform» (FAIR) de descaradas tendencias racistas, quiere impedir que entren a Estados Unidos emigrantes y refugiados pobres. Warren Buffett, implicado en la financiación de diversas asociaciones eugenistas, también da dinero a este programa50.

La FAIR también está implicada en la financiación de programas de esterilización química51.

El Comité de Crisis de Población

El PCC fue fundado en 1963. Se financia sólo con fondos privados: Draper, Moore e industria farmacéutica.

Es esencialmente un grupo político de presión independiente del gobierno de los Estados Unidos, y representa ampliamente los intereses de los grandes negocios y de la industria de los Estados Unidos. Presiona a los gobiernos del Tercer Mundo para que acepten varias medidas de control de la población. Bajo tratados comerciales, obliga a los estados firmantes a realizar el control de población que creen más oportuno.

Programa para la Introducción y Adaptación de Tecnología anticonceptiva

El PIALT, Estados Unidos, fue fundado en 1971 por Gordon Duncan, quien fue director de investigación de la compañía Upjohn, la que inventó el Depoprovera (ver número 59, página 81).

Cuenta con fondos de la AID y de la industria farmacéutica.

Otras asociaciones implicadas

Hay otras organizaciones involucradas en el control de la población, la mayoría de ellas con base en los EEUU. Algunas están apoyadas por el gobierno, mientras que otras están fundadas por socios privados como Ford, Rockefeller, Hewell, Huge More, etc.

Esas asociaciones son:

  • Servicio Internacional de Población.

  • Centro de Recursos de la población.

  • Asistencia Internacional de Planificación Familiar.

  • La «Tierra Futura» (fundada por la AID).

  • Desarrollo Asociado.

  • Sistema de Salud Westinghouse.

  • Church World Service, etc.

Y las que desconocemos…

Las agencias gubernamentales estadounidenses

La AID (Agency for International Development) fue fundada en 1966. Depende del Ministerio de Asuntos Exteriores norteamericano. El departamento involucrado es la Oficina de Población.

En 1984 tenía un presupuesto de 230 millones de dólares, pero diez años después ese presupuesto se había triplicado.

Básicamente, depende de fondos del gobierno de los Estados Unidos. Es el mayor patrocinador en solitario hoy en día.

Esta agencia, que supuestamente ayuda al desarrollo de los estados subdesarrollados, está a la cabeza de los organismos encargados de la planificación familiar y del eugenismo.

Sus actividades son emprender y apoyar los programas de control de la población a través de su Oficina de Población. También dirige los fondos directamente a los gobiernos del Tercer Mundo que aceptan sus condiciones, que siempre son reducir la población. Otras organizaciones, que trabajan en el mismo sentido, reciben dinero de la AID.

En los años 1970 la AID aportó más de la mitad del presupuesto de otras organizaciones, tales como la IPPF, que recibió por primera vez dinero de la AID en 1967; la UNFRA; el 90% del presupuesto del fondo de Pathfinder; el «Population Council» (Consejo de Población) de los Estados Unidos. Concedió sumas sustanciales a universidades y otras agencias privadas. También ha implantado organizaciones como el PARFR, la FHI y los «Grupos de Futuro», y ha respaldado en los años 1980 a un amplio número de organizaciones y actividades de control de población en todo el mundo.

La Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional está implicada en la promoción del Norplant, tal y como hemos demostrado anteriormente.

Su estrategia incluye el chantaje, como lo, demuestra, por ejemplo, que todas sus misiones de «ayuda» en América Latina desde mediados de los años 1960 establecían como primera prioridad que se cumpliesen los programas de control de la natalidad.

La AID también provee de fondos a organizaciones eugenistas y despobladoras, así como a varias universidades en los Estados Unidos. Cada una recibe alrededor de dos millones de dólares anualmente para estudios de población.

Los otros principales estados contribuyentes son: Japón (el segundo), Suiza, Noruega, Reino Unido, Holanda, Canadá, Alemania, Australia, Suecia, Bélgica y Dinamarca52.

Otro ejemplo, aparte de los citados en la primera parte de este trabajo, es Manila. Los «mass-media» filipinos han desencadenado una violenta campaña antidemográfica para apoyar a la AID. El coste del proyecto propagandístico es de 580.480 dólares, que «serán debitados del subproyecto 10», según se lee en el contrato estipulado entre el Gobierno de las Islas Filipinas y la USAID (United States Agency for International Development).

Para financiar el proyecto denominado comúnmente «Planificación de los Nacimientos III» de 1988, la agencia estadounidense participará con una donación de 7 millones 364 mil dólares.

El proyecto incluye el financiamiento de centros sanitarios para estimular la esterilización, en los que la mujer recibe 10 dólares y el hombre 653.

La Oficina de Océanos y Asuntos Internacionales, Científicos y del Medio Ambiente.

Henry KissingerEsta oficina fue creada en 1975 por Henry Kissinger para gestionar la política demográfica en el seno del Consejo Nacional de Seguridad y del Departamento de Estado. Tiene la misión de supervisar las transferencias de tecnología al Tercer Mundo y reducir la población del planeta54.

Instituto Nacional de los Estados Unidos para la Salud de los Niños y el Desarrollo Humano.

Este instituto fue fundado a finales de los años 1960. El departamento involucrado es el Centro de Investigación de la Población.

Su presupuesto depende del fondo del gobierno de los Estados Unidos.

Es una organización gubernamental específicamente encargada de la tarea de hacer investigación y desarrollo de nuevos anticonceptivos para los programas de control de la población.

Los Centros de Control de Enfermedades de Atlanta (CDC).

Los CDC llevan años inventando epidemias inexistentes, como la gripe del cerdo… y pidiendo más dinero de los contribuyentes al Congreso55, 56.

Finalmente, han conseguido participar en el diseño de una epidemia de SIDA, que nunca existió, y convencer a todo el planeta de que tienen que temerla.

Mención especial merece el EIS (Epidemic Intelligence Service), el servicio de inteligencia de epidemias (la CIA médica para los amigos), que depende directamente de los CDC. Fue fundado en 1951 y dirigido por A. Langmur, un energúmeno que había sido consejero del departamento de guerra química y biológica del Departamento de Defensa de los Estados Unidos.

Sus miembros están infiltrados en todos los organismos médicos nacionales e internacionales, incluyendo la propia OMS. También están colocados en cargos de control de los principales medios de comunicación, como, por ejemplo, Lawrence Altman, escritor, médico jefe del New York Times.

El EIS está implicado desde los años 1960 en los programas de control de la población de la International Planned Parenthood Federation (Federación Internacional de Planificación Familiar -IPPF-).

Los CDC financian además el Consejo Nacional de la Raza, el Centro para las Opciones de Población y docenas de asociaciones, aparentemente independientes, que apoyan la hipótesis oficial del SIDA.

Un buen ejemplo de las actividades de los CDC y del EIS es su participación en la invención de la epidemia de SIDA en África.

En Octubre de 1985, un congreso organizado por Joseph McCormick, agente del Epidemic Intelligence Service de los CDC en Bangui, República Centroafricana, estableció que se aceptase la definición del SIDA en el Tercer Mundo sin tests, con sólo algunos síntomas indiferenciables de los producidos por las enfermedades de la pobreza57. McCormick obtuvo la colaboración de la OMS, a la que convenció para promover su programa58. Ese mismo mes, curiosamente, algunos responsables del SIDA de la OMS fueron sustituidos por agentes del CDC, tales como el Doctor Jonathan Mann, lo que coincidió con un cambio de actitud de la OMS respecto al SIDA59. Ver los detalles más adelante en el apartado de la OMS.

A su retorno a Estados Unidos, McCormick dijo al Secretario asistente de Salud y Servicios Humanos que el SIDA en África afectaba por igual a mujeres y hombres60. Lo que supuso una estupenda justificación de lo que los CDC habían predicho, pero que no se había cumplido. El SIDA seguía afectando sólo a un 10% de mujeres en occidente. Es decir, había encontrado un argumento para justificar la hipótesis oficial de la transmisión heterosexual del SIDA; una hipótesis que sigue sin cumplirse en occidente, a pesar de los seis cambios de la definición del SIDA que ya llevamos…

Lawrence AltmanLa definición de caso Bangui fue aceptada y publicada en documentos oficiales de la OMS y en Science magazine en 198661, 62. Pero esos criterios no fueron publicados en los medios de comunicación orquestados por Lawrence Altman del New York Times, que también es miembro del EIS de los CDC, en sus extensos artículos sobre la supuesta epidemia del SIDA en África63.

Con todo, en 1986, los casos acumulados de SIDA en toda África eran 1.096 contra 26.566 en Estados Unidos64.

La Administración de Alimentos y Fármacos (FDA).

FDALa «Food and Drugs Administration» (FDA) está implicada en fraudes como la autorización de fármacos demostradamente tóxicos, por ejemplo, el Norplant, el Depoprovera o la píldora anticonceptiva (ver número 49 de la revista), además de muchos otros, tales como el Prozac (ver número 47), el AZT (ver números 33-34, 41, 43 y 47 de la revista, y el libro «Repensar el SIDA» de Medinas Complementarias). Sus intereses comunes con la industria que los fabrica están demostrados y lo hemos denunciado con detalles y nombres anteriormente en el número 49 (anticonceptivos), los números 41 y 43 (AZT), el número 48 (Prozac), etc.

Resaltemos que su criminal aceptación del AZT para tratar a los diagnosticados de SIDA no responde a una cuestión básica: ¿cómo es posible que no aceptaran el AZT hace 30 años como quimioterapia para el cáncer por ser demasiado tóxico, aún con las prevenciones que se adoptan en la quimioterapia, y lo recomienden para tratamientos indefinidos ahora?. Téngase en cuenta que la quimioterapia para el cáncer se da con cuentagotas, se hacen análisis después de cada ciclo para comprobar su grado de toxicidad, etc.

No hay nunca respuesta. No puede haberla, excepto una.

La recomendación es distinta según a quién se haga. El cáncer puede tenerlo todo el mundo, por lo tanto, hay que ser prudentes en la administración de fármacos tóxicos. El SIDA afecta a gentes muy distintas: homosexuales, drogadictos (ambos frecuentemente asociados), negros, hispanos y, especialmente, haitianos. A esos se les puede dar de por vida (que será corta) un medicamento tóxico que les producirá anemia, inmunodeficiencia, hepatitis tóxica, cáncer, etc. (Ver número 43 sobre el AZT).

Son excedentes de la población que sobran dentro del orden (una vez han pasado sus dólares de las drogas por los bancos norteamericanos), o son simplemente inmigrantes peligrosos para «la seguridad nacional».

Suborganizaciones de las Naciones Unidas.

United Nations Fund of Population Activities (UNFPA).

El Fondo de Población de las Naciones Unidas fue fundado en 1969 con la estrecha colaboración del Banco Mundial2. Su presupuesto, al principio, dependía de los fondos gubernamentales de los Estados Unidos; ahora también depende de Japón y Europa Occidental.

La UNFPA, nominalmente, figura como la suborganización de las Naciones Unidas, pero, en la práctica, es un instrumento del Banco Mundial y de la Agencia Internacional de Desarrollo norteamericana. Fue fundada para encubrir las intromisiones de los Estados Unidos en materia de población en los estados del Tercer Mundo. Hoy en día es uno de los mayores organizadores de la política de despoblación.

La AID de los Estados Unidos proporcionaba un gran porcentaje de su presupuesto: el 25% hasta 1985.

La Organización Mundial de la Salud (OMS).

La Organización Mundial de la Salud (OMS), para empezar, no ha denunciado las políticas eugenistas criminales, como se supone que debería haberlo hecho, ya que se nos presenta como la máxima instancia internacional sobre el tema de la salud.

La OMS tiene un presupuesto que es sólo el equivalente al de un gran hospital; el resto depende de la denominada «financiación externa», es decir, de la industria médico-farmacéutica-química y de otras instituciones político-financieras. Eso explica su participación directa en los programas de control de la población.

En la OMS, el departamento involucrado es la Unidad de Investigación Contraceptiva, con un presupuesto de 37,5 millones de dólares sólo en 1986.

En 1988, la UNFPA junto con el Banco Mundial, empezaron a respaldar económicamente a la Unidad de Investigación Contraceptiva (HRP) dentro de la OMS.

La OMS impulsó el «Special Program for Research Development and Research Training in Human Reproduction» (WHO-HRP) (Programa especial para la investigación del desarrollo e investigación del aprendizaje de la reproducción humana). Este programa de investigación participa de manera determinante en el estudio de nuevos anticonceptivos de larga duración. Es financiado por los gobiernos de los estados industrializados y también por el UNFPA y por el Banco Mundial.

La industria farmacéutica, en el marco de éste y otros proyectos de investigación, se dedica sólo a este tipo de prácticas de encargo65, con lo cual se asegura las ventas, se ahorra gastos enormes y evita, al mismo tiempo, ser el centro de las críticas.

En efecto, los gobiernos también se muestran más dispuestos a permitir que una organización de la ONU realice pruebas con las mujeres de su estado que a su realización por parte de unas industrias farmacéuticas que se han ganado a pulso una mala reputación en todo el mundo.

Un primer resultado de esta investigación fue el desarrollo de los implantes hormonales Norplant y Norplant 2.

La OMS ha sido denunciada por su participación en los programas de vacunación con productos abortivos ocultos66, 67. En un principio, la OMS negó que las vacunas del tétanos utilizadas en Filipinas, México, Nicaragua e India, tuviesen HCG abortiva oculta, pero frente a las pruebas irrefutables presentadas por las mujeres, con análisis de sangre incluidos, no tuvo más remedio que admitir que la HCG, efectivamente, se encontraba presente en las vacunas, aunque «en dosis pequeñas», pretextando que «debía provenir del proceso productivo», es decir, una tomadura de pelo.

Esta campaña fue realizada por la OMS en colaboración con la Fundación Rockefeller, el Banco Mundial y el «Population Council68».

Pero lo que es todavía más grave es que la OMS ha colaborado en el fraude de la epidemia de SIDA en África.

La postura de la OMS, antes de que fuese infiltrada por los CDC, era que no existía en África ninguna pandemia de SIDA, ni tampoco en ningún estado en vías de desarrollo.

La División de Enfermedades Transmisibles de la OMS, que coordinaba todo el trabajo internacional sobre el SIDA y otras enfermedades transmisibles y letales, estaba dirigida a principios de los años 80 por un número de especialistas soviéticos en enfermedades infecciosas, entre los que estaban: Doctor Serguei Litvinov, Doctor T. A. Bektimiro, Dr. Morosov y otros.

En octubre de 1985, el doctor Serguei K. Litvinov, epidemiólogo ruso especialista en enfermedades transmisibles africanas que ostentaba el cargo de secretario adjunto al director general de la OMS en Ginebra, y a cuya dirección estaban las principales divisiones y subdivisiones de la OMS para la vigilancia, control y supuesta prevención de todas las enfermedades trasmisibles (incluido el SIDA), declaró a un semanario: «Todo ha sido un pánico y una exageración proveniente del país originario del SIDA, es decir, Estados Unidos». El doctor Serguei K. Litminov era asimismo un alto oficial del Ministerio Federal Soviético de Salud.

Pero no sólo eran los científicos rusos quienes negaban que hubiese una epidemia en África. El Doctor F. Assad, que dirigía la sección específica de lucha contra el SIDA en la sede central de la OMS en Ginebra, declaró a la prensa en esa misma época: «Mi reacción respecto al miedo al SIDA es que, en esta enfermedad, quien no utilice ciertas prácticas no la va a contraer. Lo más importante es un buen sistema de información, es decir, abstenerse de ciertas prácticas sexuales y de drogas. ¡Eso es todo!. Es de ese tipo de enfermedades que uno mismo va a su encuentro. Es difícil adquirirla. Se tiene que «trabajar duro» para lograrlo. El mundo es libre para especular, pero la gente responsable debería controlarse a sí misma. No deberíamos tener miedo».

El doctor T. A. Bektimirov, que trabajó hasta octubre de 1985 en la OMS como ayudante del doctor Litvinov, dirigió a principios de los años 1970 una investigación sobre leucovirus humanos69.

En octubre de 1985 fue despedido de su trabajo en la OMS, coincidiendo con algunas denuncias de la prensa norteamericana sobre su papel en el citado organismo.

La OMS empieza a hablar de pandemia. Este cambio de actitud coincide con la retirada de la OMS del Doctor Bektimirov, llamado a Moscú, y el nombramiento del Dr. Jonathan Mann, científico de los CDC, junto con la celebración del congreso de Bangui, organizado por otro agente de los CDC70.

Al año siguiente, la OMS publicó la definición de caso Bangui como diagnóstico del SIDA en el Tercer Mundo71.

La OMS ha dado el visto bueno, ha aceptado y promocionado la impresentable definición del SIDA en el Tercer Mundo. La OMS participa en el genocidio que implica el invento de la epidemia de SIDA en África72.

Las principales organizaciones económicas mundialistas.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

El Banco Mundial fue fundado en 1945. Sólo siete estados en total poseen e1 46% de sus votos. Desde finales de los años 1960, se convirtió en una de las piezas claves del control de población.

En 1968, con la presidencia del Banco Mundial en manos de R. MacNamara (exministro de Asuntos Exteriores de Estados Unidos), se estrechó la vinculación entre control de población y programas de ayuda al desarrollo de las Naciones Unidas, sus agencias y el Banco Mundial.

En su discurso de toma de posesión de la presidencia del Banco Mundial en 1968, McNamara declaró: «El Banco Mundial hace saber a los estados en desarrollo que el rápido crecimiento demográfico les impide su desarrollo potencial y que se deben buscar posibilidades para financiar tanto programas de colaboración conjunta como otros programas de investigación, de cara a disponer de medios de planificación familiar más eficientes».

En 1982 el Banco Mundial gastaba ya 58,7 millones de dólares en el llamado control de natalidad.

En 1984 se celebró el Congreso de Población en México, donde se llegó a la conclusión de que hay que tomar nuevas medidas, más drásticas, para reducir la población. A partir de ahí, el Banco Mundial duplicó el presupuesto para el control de la población.

Dentro del Banco Mundial se creo un departamento de nutrición y población («Nutrition and Population Department»).

Debido a la influencia sobre los fondos de desarrollo, el Banco Mundial es capaz de influir en la política de población del Tercer Mundo. Hoy en día, es uno de los mayores partidarios de los esquemas de mercadotecnia social de anticonceptivos y de los sistemas de incentivos y coacciones para establecer el control de la población en el Tercer Mundo.

El Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI) siguen las mismas estrategias: supeditan sus «ayudas» y créditos a condiciones de control demográfico, tal y como hemos mencionado anteriormente73.

¿Cómo lo hacen? Es muy sencillo:

Se otorgan créditos sin interés y a 50 años de plazo a los estados, a condición de que desarrollen programas de planificación familiar a través del Departamento de Nutrición y Población dependiente del Banco Mundial.

También participan de forma directa en los programas de control demográfico. Por ejemplo, el Banco Mundial ha financiado las actividades de la Unidad de Investigación Contraceptiva (HRP) de la OMS. En 1991, el Banco Mundial invirtió 105 millones de dólares en el programa de planificación familiar en el estado de Indonesia, donde fueron implantados 860.000 anticonceptivos de larga duración74.

Plantean métodos de coacción encubierta, como el siguiente, sobre todo aplicado en Asia: financiar cooperativas de mujeres con la condición de no tener hijos y favoreciendo a las solteras. Las cooperativas son instaladas en medio de zonas deprimidas en las que el agricultor se empobrece día a día, mientras los miembros de estas cooperativas ven mejorar su nivel de vida75.

Hay que saber que, además de las condiciones despobladoras que imponen el FMI y el Banco Mundial, para otorgar créditos al Sur hay otras condiciones estrictas:

  • Los receptores «tienen que promover una economía de mercado, pagar estos créditos en monedas fuertes e incrementar las exportaciones76».
  • Imponen chantajes a los gobiernos del Tercer Mundo. Por ejemplo, un documento de la Conferencia Episcopal filipina, presentado en Bangkok en junio de 1989, denuncia que el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (USAID) han chantajeado al gobierno para que acepte el proyecto denominado «Planificación de los Nacimientos III» de 1988, que incluye la esterilización de mujeres y hombres. «La política de reducir el crecimiento de nuestra población, -denuncian los obispos filipinos-, ha sido impuesta a nuestro gobierno por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, como condición para la concesión de fondos destinados al desarrollo». La Conferencia Episcopal filipina define estas campañas, patrocinadas por el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y la USAID como «imperialismo contraceptivo en nuestro país77».

La «enfermedad» y sus causas.

En 1974, el Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, dirigido por Henry Kissinger, durante el mandato del presidente Nixon, adoptó como directriz oficial de los Estados Unidos el memorándum de seguridad nacional 200 (National Security Memorandum-200 (NSSM-200)). El NSSM-200 permaneció en secreto durante años y sólo se dio a conocer al público en 1991. En él se afirmaba que «el crecimiento de la población de trece naciones grandes del Tercer Mundo es una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos78, 79, 80».

Os preguntaréis: ¿por qué el crecimiento de la población en el Tercer Mundo es una amenaza para la seguridad nacional de los Estados Unidos?.

Ese mismo documento lo explica claramente:

«La localización (por parte de los estados del Tercer Mundo) de reservas conocidas de minerales de la mayor calidad, favorece una mayor dependencia de las regiones industrializadas respecto a los estados menos industrializados… Es posible que empresas extranjeras sean expropiadas o sometidas a intervenciones arbitrarias: a través de acciones de los gobiernos, conflictos laborales, sabotajes o desordenes civiles. Con ello, la llegada de materia prima se vería comprometida. A pesar de que la presión demográfica no constituye el factor determinante, los peligros serán menores si se reducen las condiciones de crecimiento de la población81, 82».

Queda claro en el NSSM-200 que el control de las materias primas y de las reservas minerales del Tercer Mundo es el interés de la estrategia de seguridad de los Estados Unidos. La amenaza contra este interés del crecimiento de la población, en realidad, es una coartada para encubrir la amenaza real: los estados del Tercer Mundo (especialmente los que tienen una población creciente y desigualdades también crecientes) podrían rebelarse contra el robo de minerales y materias primas que llevan practicando desde hace más de un siglo Estados Unidos y otros estados.

JhonsonEl presidente de los Estados Unidos, Lyndon Johnson, resumió ingenua y acertadamente la situación en un discurso pronunciado en Alaska, ya en noviembre de 1966: «Existen 3 mil millones de personas en el mundo y solamente 200 millones son nuestras. Tenemos una desventaja de 15 a 1. Si la fuerza tuviera razón, inundarían Estados Unidos y se llevarían lo que tenemos. Nosotros tenemos lo que quieren83».

Es decir, «el enemigo es el mundo entero». Johnson advirtió que «si no lo hacemos bien, se abalanzarán sobre nosotros para quitarnos lo que es nuestro84».

Esta amenaza para los intereses de los Estados Unidos de los estados pobres actualmente se ha convertido sólo en una parte del problema.

Hoy en día, los Estados Unidos poseen una población que es menos de un 5% de la población mundial, y además son incapaces de alimentarla y de cubrir sus necesidades fundamentales85, 86, 87.

En realidad, hoy el enemigo no sólo son los estados pobres del Tercer Mundo y del sur, sino también los pobres de los estados ricos, que van en aumento. Incluso en la propia cuna del Imperio. En ambos casos, se trata de excedentes de población y se establecen estrategias para suprimirlos.

Pero la orientación racista de los programas de control de la población no deja lugar a dudas de que hay algo más en este asunto que el control de los recursos planetarios.

Alexander King, notable por sus reformas en la política de educación y más tarde presidente del Club de Roma, reconoció en una entrevista para el Schiller Institute que el problema era que la proporción de la raza anglosajona había caído al 15%, mientras que la negra, mestiza y amarilla constituían el 85% de la población mundial. Y, de acuerdo con él, esta tendencia tenía que cambiarse urgentemente88.

Mucho antes, Bertrand Russell, escribía en su libro «Perspectivas de Civilización Industrial»: «La población blanca mundial pronto dejará de aumentar… Las razas menos prolíficas tendrán que defenderse contra las más prolíficas con métodos repugnantes, pese a ser necesarios».

El estancamiento anunciado por Russell hace años ya se ha producido y no deja de aumentar.

Desarrollaremos y documentaremos el contenido racista y eugenésico de los programas de control de la población en futuros trabajos.

El tratamiento

En el NSSM-200 se delinearon parte de esas estrategias. En ese documento se puede leer, por ejemplo:

«Los Estados Unidos podrían trabajar con organizaciones internacionales estimadas y creíbles, como la Organización Mundial de la Salud (OMS), el Banco Mundial y la UNICEF89, 90».

De hecho, como hemos visto en el apartado de las organizaciones internacionales, eso es precisamente lo que se está haciendo.

Como afirma Noam Chomsky: «El Fondo Monetario Internacional es un instrumento más barato que los marines o la CIA, y puede encargarse de la tarea91».

La amenaza del crecimiento de población no sólo se afronta con programas directos de anticonceptivos y de esterilización, sino chantajeando a los estados con el arma que suponen los programas de ayuda y alimentos.

Alan Gregg, de la Fundación Rockefeller, dijo: «La superpoblación es un cáncer; nunca he oído que un cáncer se curara alimentándolo92».

El documento NSSM-200 también plantea que hay que chantajear a los estados del Tercer Mundo fomentando el hambre y otros métodos, como estimular revueltas populares: «El arma de los alimentos debe ser utilizada. Los gobiernos del Tercer Mundo que no se sometan voluntariamente al programa de reducción de población, deberán ser forzados a esa sumisión por estos medios: denegarles el crédito por parte del FMI, incitar a la rebelión a la población hambrienta, etc.93».

En la misma línea, Erhlich proponía ya en 1967: «Negar toda ayuda ajena a un país de población creciente, el cual creemos que no hace un esfuerzo máximo para limitar su población94.

Esta estrategia coincide con la planteada en otros documentos, tales como el informe del Consejo de Población, que hemos citado anteriormente (ver «Population Council»), en el que se plantea no sólo usar el arma de los alimentos, sino también ejercer «presiones políticas» sobre los gobiernos o sobre grupos religiosos disidentes, Llegando inclusive a «cambios de soberanía», una forma «delicada» de hacer referencia a los siniestros métodos, que son conocidos: promocionar sangrientos golpes de estado para implantar gobiernos títeres terroristas o simplemente fomentar la guerra; en ambos casos, con la ventaja adicional de aumentar las ventas de armamento.

De esos «métodos repugnantes» y de otros, hablaremos en otro trabajo, pero también hablaremos de alternativas.

Artículo publicado en el número 60 de la revista «Medicina Holística». Edita: Asociación de Medicinas Complementarias (A.M.C.).

Referencias:

1Germaine Greer. «Sex and Destiny. The Politics of Human Fertility». Picador Books. Londres 1984.

2«Sexo y destino» de Plaza y Janés, Madrid 1985.

3«El crecimiento demográfico y los derechos de las mujeres». Gloria Arimón. Servir al pueblo, número 233.

4Alfredo Embid. «Del control de la natalidad al genocidio», primera parte, número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

5La razón, lunes, 24 de enero de 2000.

6Opus cit. número 4.

7Ver número 57 de Revista de Medicinas Complementarias, página 165.

8Vademecum de especialidades farmacéuticas. Colegio Oficial de Farmacéuticos, Madrid 1995.

9«El laboratorio humano». Reportaje emitido en el espacio Documentos TV de La 2 (TVE), 1996. Disponible en la AMC en una copia de mala calidad.

10Alfredo Embid. «Del control de la natalidad al genocidio». Primera parte. Número 59, Revista de Medicinas Complementarias. Ver apartado del «Norplant».

11Ver sus actividades criminales en el número 59 de Medicinas Complementarias (página 90) y sus declaraciones en el reportaje «El laboratorio humano» (opus cit. número 9).

12Ver apartado del «Norplant», en el artículo de Alfredo Embid, «Del control de la natalidad al genocidio». Número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

13Newsletter 2 de 1986.

14«Bases teórico-ideológicas y el desarrollo histórico de las políticas de población desde el siglo IX hasta la actualidad». Deuz, Tina y Becher, Heidi: Trasfondos políticos de los programas de Planificación familiar en América Latina. Berlín 1984.

Incluido en el dossier: «Control de la natalidad contra nuevas técnicas de reproducción. Diferentes políticas de población para los países ricos y pobres». Asociación Terre des Hommes, 1988.

15Dossier GENcrítica, Madrid, noviembre de 1990, realizado por Mujeres de Madrid en contra de la Ingeniería Genética y las Nuevas Técnicas de Reproducción.

16Ingrid Strohl. «Fruto extraño». Sobre política demográfica y control de la población. ID-Archiv. Berlín 1991, Edición castellana por la editorial Virus 1994. Calle de la Cera, 1 bis, 08001 Barcelona.

17Revistas como «Executive Intelligence Review» (EIR) y «The New Federalist»; números diversos.

18Ver lista de laboratorios en el artículo sobre la anticoncepción del número 59 de la revista.

19Ver apartados de «Esterilizaciones ocultas en los alimentos» y «Esterilizaciones ocultas en las vacunaciones», en el artículo de Alfredo Embid, «Del control de la natalidad al genocidio». Primera parte. Número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

20Ver apartado de «El ataque de los medios de desinformación», en el artículo de Alfredo Embid, «África se rebela contra la hipótesis oficial del SIDA», número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

21EIR, volumen 8, número 6.

22Prioridad población. Informe. Propuestas para un genocidio: El crecimiento cero de la población. Informe en 1969.

23Melvin M. Ketchel. Los Agentes de Control de la Fertilidad: Posible solución al problema de la Población Mundial. Perspectives in Biology and Medicine, volumen 11, 1968, páginas 687-703.

24Paul R. Ehrlich. La bomba población, Ballantine Books, 1968, páginas 135-136.

25Kenneth E. Boulding. El significado del siglo XX: La gran transición, Harper y Row, páginas 135-136.

26William B. Schockley. Conferencia en Mac Master University, Hamilton, Ontario, acta en New York Post, 12 de diciembre de 1967.

27Sripati Chandrasekhar, acta en The New York Times, 24 de junio de 1967.

28Kingsley Davis. Política de la Población: ¿los programas actuales van a tener éxito?, Science, volumen 158, 10 de novimembre de 1967, página 738.

29Ver apartados de «Chantajes sobre los gobiernos» y «Coacciones directas a la población», en el artículo de Alfredo Embid, «Del control de la natalidad al genocidio», primera parte. Número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

30Sripati Chandrasekhar, acta en The New York Times, 19 de julio de 1967.

31Edward Pohlman. Los fomentos a la No-Maternidad no pueden competir con los fomentos a la Vasectomía. Instituto Central de Planificación Familiar, India. Manuscrito 1967.

32T. J. Samuel. El fortalecimiento de las motivaciones para la limitación de la familia en la India. The Journal of Famile Welfare, volumen 13, 1966, páginas 11-12.

33Davis, cit. página 738.

34Julian Simon. Fomentos financieros para reducir el índice de natalidad en los países de renta reducida. University of Illinois, manuscritos ¿1966-1968?.

35Stephen Enke. Bonos del Estado para familias menos numerosas. Population Review, volumen 4, 1960, páginas 47-54.

36Satnuel, cit. páginas 12.

37Michael Young, en «Las ciencias del comportamiento y los programas de planificación familiar. Acta de una Conferencia. Studies in Family Planning, número 23, octubre de 1967, página 10.

38Dipak Bhatia. Cuestionario del Comité Gubernamental de la India para la Familia limitada, Indian Journal of Medical Education, volumen 6, octubre de 1967, página 189.

39Stephen Enke. Benefecios para la India del Control de la Población, The Review of Economics and Statistics, mayo de 1960, páginas 179-180.

40Joseph J. Spengler. El desarrollo agrícola no basta. Manuscrito preparado para la Conferencia sobre los Problemas de la Población Mundial, Indiana University, mayo de 1967, páginas 29-30.

41Williams Leasure. Algunas ganancias económicas de la Prevención de Nacimientos. Milbank Memorial Fund Quarterly, 45, 1967, páginas 417-425.

42Marshall C. Balfour. Un proyecto para recompensar a las parejas que hayan conseguido planificar su familia. Memorándum, The Population Council, agosto de 1967.

43W. Parker Mauldin. Prevención de los nacimientos ilegítimos: Proyecto de Prima, memorándum, The Population Council, agosto de 1967.

44Ehrlich, cit. página 138.

45Erhlich, cit. páginas 161-166, pássim.

46Ver sus actividades en el apartado del Norplant en este artículo y en el número 59, página 90.

47Ver página 90. Alfredo Embid. «Del control de la natalidad al genocidio», primera parte, número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

48Referencia EIR, volumen 8, número 6.

49Opus cit. número 48.

50Opus cit. número 48.

51«El laboratorio humano». Reportaje emitido en el espacio Documentos TV de La 2 (TVE), 1996. Disponible en la AMC en una copia de mala calidad.

52Sumati Nair. «Imperialism and the Control of Womens Fertility». Publicado por la Campaña contra Anticonceptivos Hormonales de Larga Duración. Londres-Amsterdam, 1989.

Fokke Simonszstraat 12 A III. 1017 TG Amsterdam. Holanda.

173 Archway Road. Londres. Gran Bretaña.

53Giuseppe Boschetti. «Demasiados niños, señora Aquino». 30 días, número 1, enero 1989.

54Andreas Faber Kaiser. ¿Existe un plan de genocidio mundial?. Más allá, número 49, marzo de 1993.

55Ver artículo de Bryan Ellison: «La agenda secreta tras el VIH» en el número 37 de la Revísta de Medicinas Complementarias.

56Ver entrevista con Bryan Ellison en el libro «Repensar el SIDA», Medicinas Complementarias.

57Ver artículos sobre la invención de la epidemia de SIDA en Africa, número 59, Revista de Medicinas Complementarias: «África se rebela contra la hipótesis oficial del SIDA» de Alfredo Embid y «Cómo se inventa la epidemia de SIDA en el Tercer Mundo» del mismo autor.

58WHO (OMS) Weekly Epidemiological Record, número 10, 7 marzo 1986, página 71.

59Prioridad población, informes de los servicios secretos. La epidemia mundia1 del SIDA como factor de desestabilización. Prioridad, Revista de Inteligencia número 2, mayo 1987.

60Reappraising AIDS, volumen 8, número 3.

61WER 1986. 61:69-76. Science magazine: 21 de noviembre de 1986.

62Alfredo Embid. «Cómo se inventa la epidemia de SIDA en el Tercer Mundo». Número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

63Reappraising AIDS, volumen 8, número 3.

64Ver página 152 del número 59 de la Revista de Medicinas Complementarias.

65Editorial Coli-bri número 6.

66Ver apartado de «Esterilizaciones ocultas en las vacunaciones», en el artículo de Alfredo Embid, «Del control de la natalidad al genocidio», primera parte, número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

67«El laboratorio humano». Reportaje emitido en el espacio Documentos TV de La 2 (TVE), 1996.

68Doctor Louis de Brower. Artículo enviado a nuestra redacción, no publicado. BP 19, 95580 Andilly, Francia.

69El trabajo, titulado «Aislamiento del leucovirus en una línea celular humana», fue publicado en «Arch Geante Virusforsch» 39: 309-16, 1972.

70Prioridad población, informes de los servicios secretos. La epidemia mundial del SIDA como factor de desestabilización. Prioridad, Revista de Inteligencia número 2, mayo 1987.

71WHO (OMS) Weekly epidemiological Record, número 10, 7 de marzo 1986, página 71.

72Ver: Alfredo Embid, «Cómo se inventa la epidemia de SIDA en el Tercer Mundo», número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

73Ver apartados de «Chantajes sobre los gobiernos» y «Coacciones directas a la población», en el artículo de Alfredo Embid, «Del control de la natalidad al genocidio», primera parte. Número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

74«La cara oculta del control de la natalidad», CNT Palma de Mallorca. CNT. Febrero de 1998. Apartado de correos 1566, 07080 Mallorca.

75Juan Carlos Fernández Ruiz. Control de población (La conciencia de Epulón), número 10, octubre de 1995.

76Las intenciones del Tío Sam. Noam Chomsky. Página 103.

77Giuseppe Boschetti, «Demasiados niños, señora Aquino». 30 Días, número 1, enero 1989.

78Ver explicaciones respecto los Documentos del Consejo de Seguridad Nacional de los Estados Unidos, en el artículo de Alfredo Embid: «África se rebela contra la hipótesis oficial del SIDA». Revista de Medicinas Complementarias número 59.

79Mondo e Misione, Instituto Pontificio de Misiones Extranjeras. Citado en EIR, volumen 9, número 1, enero de 1992.

80Paul Gallagher. La Academia Africana de Ciencias defiende el crecimiento de la población. EIR, febrero de 1994.

81Antena misionera, marzo 1992, número 261, página 8.

82Juan Carlos Fernández Ruiz. Control de población (La conciencia de Epulón), número 10, octubre de 1995.

83Noam Chomsky, «Sobre el poder y la ideología». Visor. Página 40.

84Noam Chomsky, «Autodeterminación y nuevo orden. Los casos de Timor y Palestina». Txalaparta. Página 20.

85Ver «Distribución global de los ingresos», en el artículo de Alfredo Embid: «Del control de la natalidad al genocidio», primera parte, número 59, Revista de Medicinas Complementarias.

86David Werner. «Crecimiento a cualquier precio». Revista de Medicinas Complementarias, número 49-50.

87«Hambre, desertización, deforestación, agotamiento de los recursos. ¿Tiene la culpa el aumento de la población?». Servir al pueblo, número 233, 1984.

88Helga Zepp-La Rouche. La resistencia: ayer, hoy y mañana. Presentación a la Conferencia del Schiller Institute de Lyon, Francia. The New Federalist. 22 de agosto de 1994. American Almanac.

89Antena misionera, marzo de 1992, número 261, página 10.

90Juan Carlos Fernández Ruiz. Control de población (La conciencia de Epulón), número 10, octubre de 1995.

91Noam Chomsky, «Las intenciones del Tío Sam». Txalaparta, página 63.

92Richard Lamm, New York Times del 17 de abril de 1985.

93Opus cit. número 88.

94Erhlich, «Paying the piper». New Scientist, 14 de diciembre de 1967, página 655.

Fuente: Free-news.org

Etiquetas: , ,

About julesc00

Fighting the good fight!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: